Meduloblastoma

 

El meduloblastoma es un tumor cerebral canceroso (maligno) que comienza en la parte inferior trasera del cerebro, denominada «cerebelo». El cerebelo participa en la coordinación muscular, el equilibrio y el movimiento.

El meduloblastoma tiende a diseminarse a través del líquido cefalorraquídeo, el líquido que rodea y protege tanto el cerebro como la médula espinal, hacia otras partes que rodean el cerebro y la médula espinal. Rara vez, este tumor se disemina a otras partes del cuerpo.

 El meduloblastoma es un tipo de tumor embrionario, tumor que comienza en las células fetales (células embrionarias) del cerebro. En función de los diferentes tipos de mutaciones genéticas, existen, al menos, cuatro subtipos de meduloblastoma. Si bien el meduloblastoma no es hereditario, los síndromes, como el síndrome de Gorlin o el síndrome de Turcot, podrían aumentar el riesgo de tener un meduloblastoma.

Los signos y síntomas del meduloblastoma pueden comprender dolores de cabeza, náuseas, vómitos, cansancio, mareos, visión doble, falta de coordinación, marcha inestable y otros problemas. Estos síntomas pueden relacionarse con el propio tumor o pueden deberse al aumento de la presión dentro del cerebro.

El meduloblastoma puede aparecer a cualquier edad, aunque, en general, aparece en niños pequeños. Si bien el meduloblastoma es poco frecuente, es el tumor cerebral canceroso más frecuente en los niños.

Diagnóstico

  • Examen neurológico. En el examen neurológico, el médico te preguntará acerca de tus signos y síntomas. Puede evaluar la vista, la audición, el equilibrio, la coordinación, la fuerza y los reflejos. Los problemas en uno o más de estos puntos pueden arrojar pistas sobre la parte del cerebro que podría verse afectada por un tumor cerebral.

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Las pruebas de diagnóstico por imágenes pueden ayudar al médico a determinar la ubicación y el tamaño del tumor cerebral. Se suelen utilizar resonancias magnéticas para diagnosticar tumores cerebrales, y se pueden utilizar en conjunto con exploraciones por resonancia magnética especiales, como una resonancia magnética funcional o de perfusión o una espectroscopia de resonancia magnética.

    Otras pruebas de diagnóstico por imágenes pueden ser la tomografía computarizada y la tomografía por emisión de positrones.

  • Extracción de una muestra de tejido para analizar (biopsia). Se puede realizar una biopsia con una aguja antes de la cirugía o en el transcurso del procedimiento quirúrgico para eliminar el astrocitoma, en función de tu situación particular y la ubicación del tumor. La muestra de tejido sospechoso se estudia en un laboratorio para determinar los tipos de células y su nivel de agresividad.

    Las pruebas especializadas de las células tumorales pueden indicar los tipos de mutaciones que adquirieron las células. Esta información le proporciona al médico indicios acerca del pronóstico y puede orientar las opciones de tratamiento.

  • Extracción de líquido cefalorraquídeo para analizar (punción medular). Este procedimiento, que también se denomina «punción lumbar», consiste en insertar una aguja entre dos huesos en la parte baja de la columna vertebral para extraer líquido cefalorraquídeo de alrededor de la médula espinal. El líquido se analiza en busca de células tumorales u otras anomalías. Esta prueba solo se realiza después de controlar la presión en el cerebro o de extraer el tumor.

Astrocitoma
Leer Caso Clínico

 Tratamiento

Preguntas Frecuentes

La comunicación con el paciente es necesario que sea algo más instrucciones e información.

Respuesta1
Respuesta2
Respuesta3
Respuesta4
Respuesta1
Respuesta2
Respuesta3
Respuesta4

Pedir Cita

Pedir cita

Contacto